10 feb. 2016

Jota Cuspinera desgrana el éxito del Fuenlabrada en 'Tirando a Fallar'

El entrenador del Montakit fue entrevistado en EsRadio, donde repasó el brillante momento del equipo naranja, además de rememorar su propia trayectoria, desde el liderazgo de Popovic hasta la sinceridad de reconocer su postura el pasado verano: “Sólo me planteé estar en la ACB. Le dije a Zan Tabak que si salíamos en LEB, yo no iba a estar en este proyecto". 


Jota Cuspinera es una de las claves del presente del Montakit Fuenlabrada. Todos los seguidores del equipo naranja conocen de primera mano cómo llegó el pasado verano para ser ayudante de Zan Tabak, la posterior partida del coach croata tras la sexta jornada y cómo, tras superar un período de dudas, nadie en el Fernando Martín duda de lo acertado de la decisión de confiar las riendas en Cuspinera.

Si bien era se trataba de su debut como primer entrenador en la ACB, el entrenador vizcaíno ya era muy reconocido por su vasta experiencia como técnico asistente en en Estudiantes, Real Madrid y Baskonia. Sin embargo, siempre es bueno profundizar en la persona, y en el programa Tirando a Fallar del pasado 31 de enero, ‘Cuspi’ fue entrevistado en los estudios de EsRadio por Vicente Azpitarte y José Manuel Puertas, quedando una charla muy enriquecedora.

A continuación, transcribo algunos extractos de la misma, la cual puede escucharse completa aquí > Audio 


  • Jota Cuspinera:

“Desde pequeño me llaman ‘Jota’, desde Dallas y JR. Soy José Ramón, y era JR, y como era muy largo, la erre se fue perdiendo y quedó en ‘Jota’. Cuando en los medios me nombran como ‘José Ramón’, mi mujer decía que quedaba feo, que prefería ‘Jota”.

“Mi madre es gallega, mi padre catalán y yo nací en Getxo, pero desde los once años vivo en Madrid”.

“Mi padre, cuando yo ya estaba en Estudiantes jugando, me confesó que él había sido campeón de España juvenil con La Salle Bonanova en Barcelona. Él no llegó a nada, pero también disfrutó del baloncesto en su juventud”.

“Para estrella no iba. Era base, pero tenía buenas piernas. De hecho, gané un concurso de mates”.

“Me hice entrenador por una pubalgia. Yo jugaba en la cantera de Estudiantes, y me fui a jugar a Escolapios de Pozuelo, de Segunda División. Al mismo tiempo entrenaba a un pre-mini de Estudiantes, pero la Federación sacó una norma que no se podía que los jugadores jugaran en un club y entrenaran en otro. Yo ya tenía de pubalgia, y me pilló Pepu Hernández, que era director de la cantera de Estudiantes, y me dijo que tenía que tomar una decisión, que no iban a hacer trampas con la ficha. Me convenció que como jugador había llegado a un techo, y que como entrenador todavía podía soñar todo lo que quisiera. Tenía 19 años, y agradezco a Pepu, junto con Miguel Ángel Martín, que también me lo sugirió, que me hicieran el favor de reorientar mi carrera”.

“A mí particularmente me ha marcado mucho Ettore Messina. Sé que no tuvo suerte a nivel de títulos el Real Madrid, pero lo que yo he aprendido al lado de Ettore, es impagable. Él dio la vuelta a mi calcetín baloncestístico, yo venía con una idea del baloncesto, y él, a base de conocimientos, me dio la vuelta. Es otra visión del baloncesto. Es uno de mis padres baloncestísticos”.

Oportunidad en Fuenlabrada: “Llegó en un momento absolutamente inesperado para mí. En ese momento no tenía ninguna esperanza de ser primer entrenador en ACB. Era un tema tan largamente perseguido y esperado, que quizás me impacienté, y justo cuando menos lo esperaba, llega la ocasión”.

Fuenlabrada: “Si supiera yo la fórmula… Yo estoy disfrutando. Si digo la verdad, no sé muy bien qué es lo que ha ocurrido para que un equipo, a priori, que está para luchar por no descender, está metido en la Copa del Rey. Hoy le he hecho una foto a la clasificación para no olvidarme que ahora mismo somos sextos en la clasificación”.

Zan Tabak es el que conformó al equipo en base a su criterio. Es verdad que todo lo consultó conmigo, pero los nombres salían de entre él y la dirección deportiva”.

“Puedo decir que es una de las plantillas con las que mejor he entrenado en toda mi vida. Llevo cinco meses con ellos y sólo recuerdo un día que salí diciendo, con permiso: ‘Vaya mierda de entrenamiento’. Todos los demás días, lo han dejado todo. Eso es clave, la capacidad de trabajo que tienen como grupo. Y luego, ha coincidido que entre ellos se llevan muy bien, que no hay malos rollos y que las cosas encima han empezado a funcionar desde el principio. Estamos en el momento en que el trabajo más un buen estado de ánimo hace que nos creamos mejores de lo que creo que somos todos. Y cuando te crees mejor de lo que eres, y estás en ese momento dulce, obtienes resultados excepcionales o extraordinarios, como es lo que está ocurriendo. Vamos a ver si somos capaces de mantenerlo en el tiempo”.

Liderazgo: “El más visible es Marko Popovic, el que más está aglutinando todo. Ya no sólo en la cancha, donde lo pueden ver todos cada fin de semana, sino fuera de la cancha, donde es una pasada. Está aconsejando a todo el mundo, además lo hace de  buenas maneras. En el vestuario, cuando ve a alguien jodido, se acerca y está ahí para ayudar. Es verdad que hay otros jugadores, como puede ser Jonathan Tabu, Ricardo Úriz u Oliver Stevic, hay tres o cuatro jugadores que se encargan de mantener el vestuario unido, pero Marko es que aúna esa capacidad con ser un líder en la cancha, y eso lo convierte en alguien especial”.

“Marko es nuestro regalo de Navidad adelantado. Fichamos a un americano en el puesto de escolta, que nos llega lesionado (Rion Rush). Miramos el calendario y en las primeras ocho jornadas tenían cinco partidos de ‘nuestra liga’, para no descender. Todos sabíamos que teníamos que empezar fuerte, y que no nos podíamos permitir el lujo de empezar con un extranjero lesionado en los dos primeros meses. Con lo cual, se llegó a un acuerdo con el jugador para cortarle. Zan sondea el mercado, y Marko acababa de ser padre, que por eso había retrasado su incorporación a cualquier equipo. Me imagino que la ‘conexión croata’ hace que Marko decida aceptar la oferta”.

“Estoy encantado con Chema (González). Es un jugador que aparte de joven, lo da todo. Entonces, cuando un jugador que tiene la capacidad física para jugar en la ACB, le pone la actitud que él le pone, lo que tenemos que hacer los entrenadores es ayudarle. En cada entrenamiento nos pone el listón muy grande. A veces me siento un poco mal porque creo que no lo pongo en la cancha todo lo que él le gana en los entrenamientos, pero de vez en cuando intento ir dándole minutos, incluso sacándole de titular y que aguante todo lo bien que lo haga porque no sé si esos minutos se los voy a poder dar más adelante en el partido. Chema es un jugador en evolución, que está aprendiendo de gente que tiene al lado, como de Marko Popovic. Estoy convencido de que veremos una evolución buena de Chema González”.

Verano sin certeza: “Sólo me planteé estar en la ACB. De hecho, yo le dije a Zan que si salíamos en LEB, yo no iba a estar. Al final, salimos en ACB, que es lo único que yo tenía en mente. Zan me dijo, ‘oye, si ocurre que haces’ (descenso a LEB), yo le dije, ‘si ocurre, yo no estaré en este proyecto’”.


Jota Cuspinera, frente a la entrada norte del pabellón Fernando Martín (Foto: Apo Caballero / Marca)




No hay comentarios: